La violencia verbal y física como “estilo” de campaña política, en la Argentina Kirchnerista.

La presidenta Argentina estará con el Papa Franciso en las próximas horas acompañando su actividad política tendiente a la pacificación y a la difusión de la justicia. Esto, claro está, puertas afuera de su país. Pero esto, nada tiene que ver con sus actitudes en el ejercicio de su gobierno.

Lo más descarado y peligroso acaba de ocurrir. Cristina Fernández avaló sin ninguna restricción, uno de los ataques más violentos hacia la justicia argentina que haya tenido lugar en democracia. Lisa y llanamente, acusó, a los jueces que fallaron a favor de la anulación de las elecciones de Tucumán, de autores de un “golpe de estado”. Lo hizo a través de sus “voceros”, ministros, legisladores y periodistas. Pero su ataque no termina allí. En estos momentos, un centenar de militantes del partido peronista “acampan” en las afueras del juzgado donde se dicto la sentencia y amenazan a los jueces. Es más, apedrearon la casa de uno de ellos.

Mientras tanto “la sociedad” en general, no dice nada. La oposición habla y describe los hechos. Muy poco.

Digo. Qué esperan? Que los seguidores del gobierno literalmente “hagan justicia” y agredan físicamente a los autores de este “golpe de estado” para “castigarlos”. Cristina, y su peronismo, no tienen límites en su afán de poder y la violencia política es uno de los instrumentos que están utilizando para mantenerlo.

Me pregunto, del pacifismo del Papa Franciso, a la presidenta Argentina, no le llega nada, no? El Papa ha generado un vínculo personal con Cristina difícil de delimitar pero lo suficiente como para que él le diga algo sobre estas cosas, me parece. Es más, diría que a esta altura, es su obligación por el vínculo que él mismo generó.

Lo que están haciendo estos militantes del partido gobernante es un delito flagrante, pero claro, realizados con el aval de las máximas autoridades políticas. Esto debería ser sancionado de manera inmediata, pero si el gobierno es el que lo fomenta, cuál es la solución?

Repito, cuál es la solución?

Un país conviviendo con la violencia política tiene un futuro oscuro, pero donde las víctimas serán siempre las mismas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s