Reportaje al humorista Jimmy Morales, nuevo presidente de Guatemala. Por J. M. Ahrens-J. Elías

1445953645_301721_1445955022_noticia_normal

Jimmy Morales: “Pongo a Dios por encima de todo”

Jimmy Morales anda cansado. La noche anterior ganó las elecciones presidenciales de Guatemala, y desde entonces el vértigo del triunfo le acompaña. “La próxima vez intentaré que sea todo más ligero”, bromea. Traje azul, corbata a rayas y camisa blanca, se ha sentado con gusto en un butacón y espera amable las preguntas. En sus respuestas, el líder antisistema, el huracán que desde la nada ha derribado a los partidos tradicionales y sacudido Centroamérica, mantendrá un tono comedido, suave. La campaña ha pasado y ahora le toca gobernar.

Pregunta. ¿Se siente antipolítico?

Respuesta. Antipolítico tal vez no, porque entonces no estaría en la política; pero anticlase-política, sí.

P. ¿Y cómo va a mostrarlo siendo jefe de Estado?

R. Luchando contra la corrupción. Hay demasiados focos contaminados en el sistema, demasiada podredumbre.

R. ¿Dónde se sitúa en el arco político?

P. Soy de centro y nacionalista. Tal vez centro-derecha, porque creo mucho en el desarrollo económico a través de la empresa. Pero también en que todos los impuestos que se recauden deben ser invertidos en educación, salud, seguridad, justicia e infraestructuras.

R. Pero en la lista de sus principios, los tres primeros son: temor a Dios, patria y honor. Eso suena muy conservador.

R. Guatemala es conservadora. El 93% de la población guatemalteca es cristiana fuerte, y casi la mitad de ellos son evangelistas que van tres o cuatro veces a la semana a la iglesia.

P. ¿Pone a Dios por encima de todo?

R. Yo, sí.

P. ¿Por encima de las leyes?

R. Como Jimmy Morales, definitivamente sí. Pero como presidente de la República estoy obligado a respetar la ley sobre todas las cosas.

P. Usted rechaza el matrimonio homosexual. ¿Y la homosexualidad?

R. Tengo cimientos cristianos, pero creo en la libertad de conciencia. Cada quien tiene el derecho de creer y hacer lo que su libertad le permita sin ofender el derecho de otra persona.

P. ¿Y con el aborto?

R. La vida está desde la concepción y hay que respetar el derecho a la vida. Aunque entiendo la discusión sobre casos extremos como la violación de una niña o el riesgo para la madre.

P. ¿Qué problema le parece más grave: violencia, pobreza, narcotráfico o corrupción?

R. Corrupción.

P. ¿Por qué?

R. Porque es la razón por la que estoy en política y su combate es mi ofrecimiento de campaña. Si logramos sanar los problemas de corrupción que hay en Guatemala, tendríamos recursos para combatir el narcotráfico y para dar seguridad.

P. Para mucha gente usted es un enigma. No tiene experiencia en cargos públicos.

R. Es posible y no sería la primera vez en Guatemala. Pero le voy a hablar de mi caso. Yo nunca estudié arte ni actuación ni dirección de cine ni producción. Simplemente la experiencia y la vida me fueron conduciendo. Y realicé proyectos con éxito. He sido una persona con liderazgo. La misma campaña es una prueba. Con poco recursos se logró un liderazgo genuino.

P. ¿Y sin primavera del descontento, cree que habría podido ganar?

R. Estaríamos hablando de algo que no sucedió.

P. ¿Y como hipótesis?

R. Y si Adán no hubiera pecado, ¿estaríamos en el huerto del Edén? No se sabe. Los supuestos no conducen a nada.

P. ¿Es consciente de que ha ganado por el voto de castigo?

P. He ganado por el voto de castigo y por el voto de fe. Hay un porcentaje muy alto de votantes de 18 a 23 años que han ido a las urnas por primera vez y que han confiado en alguien a quien vieron en la televisión. Me han dicho comediante, y es cierto, pero también soy moralista. Hay un voto de esperanza, de gente que me creyó, de personas que me ven cercano a ellas, que saben que, a diferencia de la clase política, no nací en una cuna de oro y que lo poco que tengo lo he sudado.

P. ¿Le han tentado en campaña?

R. Sí.

P. ¿Quién?

R. Muchos.

P. ¿Y qué le han ofrecido?

R. Dinero.

P. Y qué les ha dicho usted?

R. Que no.

P. ¿Y les va a denunciar por haberle ofrecido dinero?

R. No, porque no hicieron nada ilícito. Pero no me creo que ofreciesen el dinero porque yo fuese buena gente.

P. ¿Puede haber otros Jimmy Morales en Centroamérica?

R. No quisiera generar tanta expectativa en Jimmy Morales. Él no es el cambio. Es un elemento más. Darle esa preponderancia es excesivo.

Fuente: http://www.elpais.com

P. ¿Cuál será su primera medida cuando tome el poder el 14 de enero?

R. Luchar por conseguir que los hospitales tengan medicinas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s