Cristina Fernández ya se fue.

milani-cristina

No es una ironía. Por la forma en que planteo el poder y su ejercicio, Cristina hace tiempo que lo abandonó. Simplemente, porque el sesgo ideológico, clave de su presidencia, fue traicionado, por ejemplo, con la designación del militar César Milani, como jefe del Ejército.

Este último, cuestionado incluso por sus propios seguidores, fue instalado al frente de las fuerzas armadas después que este proclamara, a los cuatro vientos, su adhesión al proyecto Nacional y Popular. Cómplice y participe de la dictadura, fue designado por la presidente sin que sepamos exactamente las razones. Salvo, como dije, su adhesión partidaria.

Esta traición, en realidad, hizo patente lo que siempre fue Cristina: una desentendida de la problemática de los Derechos Humanos. Su concepción del poder fue y es: el fin justifica los medios. Todo lo que se pueda usar y sea válido para mantener el poder, cobra dignidad. Usar los “Derechos Humanos y su reivindicación”, para lograr obtener más poder fue uno de los tantos gestos de su pragmática del poder. Como nadie, llegó en esto, a la perversidad.

Cristina ya se fue, porque su ideología progresista -entre otras cosas- por lo de Milani- siempre fue desmentida por su accionar. Y esa era, supuestamente, el fundamento principal de su poder.

Ahora, queda el retiro formal. Ahora empieza otra ilusión. Tal vez, débil desde las formas corruptas de entender el poder en la Argentina, pero fuerte, desde la esperanza.

Siempre Periodismo

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s