Argentina, tanta corrupción, y vos…como si nada?

20130421-215819-300x224
Imagen ilustrativa

Es muy fácil describir el mapa de la corrupción en la Argentina. Es demasiado obvio, es majestuoso. Voy a tomar dos ejemplos solamente. Por un lado el fenómeno llamado “BarrasBravas”. Estos, en principio, aficionados al fútbol, han participado de todos los delitos posibles; aprietes, tráfico y distribución de estupefacientes, reventa ilegal de entradas, etc., pero el más grave, sí, el más grave, para mi: hacer el “trabajo sucio” de la política. Esto ha quedado más en evidencia en estos últimos 12 años, en ellos han acompañado al poder político de tal manera, que por el sólo hecho de haber “colaborado”, han logrado alcanzar cargos públicos no para cumplir con alguna tarea específica sino para seguir en el delito, pero con un respaldo mucho más formal. Esto es casi inédito, pertenece exclusivamente, a la Argentina. La anterior gestión política fue un paradigma de esta relación. La expansión de estos grupos ha creado una mafia que depende y es financiada por la política de manera directa. Frente a esto, cuál es la visión del pueblo argentino? Cómo reacciona ante este fenómeno? En general, con complicidad, mirando para otro lado. Ahora, cómo puede merecer la más mínima simpatía semejante estructura delictiva? Esto también es inédito.

Por otra parte, mi otro ejemplo, tiene que ver con el enriquecimiento extraordinario de los funcionarios públicos…desde presidentes a concejales y de allegados a estos. El argentino se acostumbró a que el funcionario público sea un privilegiado en lo económico, en su “modus vivendi”. A él, no se le pide que rinda cuentas por el uso del dinero público, mientras las cosas marchen más o menos bien, mientras se permita la existencia de un consumo más o menos generalizado, nadie cuestiona que aquellos tengan un estilo de vida totalmente alejado de los representados. Estos últimos, claro, históricamente resignados a una vida económica irregular, desordenada, inestable. Este desequilibrio, absolutamente injusto, se ha instalado de manera estructural.

Algún Ministro de Economía y algún Jefe de bancada de diputados, usaron ambos el mismo argumento para justificar altos salarios: “permite que no caigamos en la tentación de la corrupción”. Una falacia que se convirtió en ley y norma.

“Los argentinos como si nada…”, tal vez ahora no, tal vez ahora se esté generando una reacción. Luchar contra la corrupción en la Argentina es una tarea esencial, como en pocos países del mundo. El cambio en la Argentina no es estrictamente político o arranca desde políticos que estén dispuestos a pelear una guerra contra la corrupción, contra los artífices de esta situación. Algunos -pocos- vienen peleando desde hace tiempo. Pero esta guerra tiene un sentido literal, muchos pueden llegar a morir. Hasta ahora, los únicos muertos, han sido ciudadanos inocentes.

Siempreperiodismo

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s