Volver a ver gracias a un ojo biónico.

14550280574606

La Clínica Barraquer de Barcelona ha presentado los resultados del implante de una prótesis de retina en tres pacientes ciegos que han recuperado así parte de la visión que había perdido por una enfermedad degenerativa, como es la retinosis pigmentaria. Ahora, gracias al comunmente denominado ojo biónico, estas personas pueden ver luces, formas e incluso reconocer a sus familiares. La retinosis pigmentaria es una patología congénita que afecta a unas 200.000 personas en todo el mundo. Por un defecto en uno de sus genes, los elementos de la visión encargados de captar la luz y transmitir esta señal al cerebro (conos y bastones) dejan de funcionar progresivamente, afectando primero a la visión periférica hasta causar progersivamente la ceguera parcial o completa.

El dispositivo, denominado Argus II Retinal Prothesis System, fue desarrollado a principios del año 2000 y desde esa fecha ha sido implantado en más de un centenar de personas con problemas de visión como la retinosis pigmentaria. El sistema funciona convirtiendo imágenes de vídeo capturadas por una cámara diminuta albergada en unas gafas que deben llevar los pacientes y que son transmitidas mediante impulsos eléctricos a un chip con 60 electrodos que ha sido colocado quirúrgicamente en la superficie de la retina. Estos electrodos suplen la función de los conos y bastones y transmiten impulsos de las células de la retina al cerebro resultando en la activación de la percepción de luces a nivel cerebral. Los pacientes aprenden a interpretar estos patrones visuales ganando así alguna visión funcional.

Este martes, en rueda de prensa, el coordinador adjunto de vitroretina de la clínica Barraquer, Jeroni Nadal; la representante de Imex –empresa comercializadora del invento–, Verónica Pilotti, y la investigadora del Centro Universitario de la Visión de la UPC, Aurora Torrents, han presentado los resultados obtenidos en dos de los pacientes intervenidos en la clínica catalanaEl dispositivo está dirigido a pacientes de 25 a 60 años que no son ciegos de nacimiento, sino que van perdiendo visión progresivamente por un trastorno degenerativo, pero que preservan la memoria visual en el cerebro, por lo que se puede ejercitar con el implante y ejercicios de recuperación. Tras la operación, los pacientes se han sometido a una rehabilitación de 10 sesiones durante seis meses, que se desarrollan entre la clínica y el Centro de la Visión de la UPC, aunque después pueden seguir haciendo ejercicios con la base adquirida en las clases de recuperación.

Reconocen luces, formas y personas

Pocos días después de la operación, esta prótesis permite al paciente “ver luces, formas, letras, movimientos, si la pantalla de la televisión está o no encendida –aunque no ven su contenido–, si hay una ventana, e incluso reconocer a sus familiares”, ha asegurado el cirujano Jeroni Nadal, que ha remarcado el cambio radical que supone en la vida de estas personas. La paciente Guadalupe Iglesias ha explicado: “Hemos nacido viendo y podemos volver a ver y reconocer las cosas. Vamos a ver las cosas de otra manera, pero vamos a ver”, y ha dicho que se quedó ciega hace 10 años, además de recordar la emoción de sus familiares al ver que podía reconocerles. La primera de las operaciones realizadas en esta clínica, que fue también pionera en España, se realizó en junio de 2014, y las otras dos se llevaron a cabo a mediados de diciembre de 2015, entre las que hay un paciente, Carlos Martínez, que ha sido el primer sordo-ciego de Europa en someterse a esta operación y el segundo en el mundo.

Martínez ha expuesto: “Desde pequeñito he visto y la memoria visual aún la conservo, pero mi problema más problemático es la comunicación porque necesito a un intérprete de lengua de signos para que me ayude”, y ha animado a operarse a otras personas en su situación. Según el doctor Jeroni Nadal, el centro tiene a entre 12 y 14 personas en lista de espera para someterse a esta operación, que en estos tres casos ha sido gratuita para los pacientes porque se ha financiado a través de una cátedra de investigación, y ahora la Fundación Barraquer busca financiación para realizar nuevos implantes. Este sistema fue probado en un ensayo clínico multicéntrico realizado entre 2007 y 2011 y recibió el visto bueno de la FDA, la agencia que regula los medicamentos y dispositivos médicos en Estados Unidos en 2013, y por la Comisión Europea. En el último cuatrimestre de 2015, se colocaron un total de 75 implantes de esta bioprótesis en todo el mundo, según anuncia la compañía fabricante Second Sight Meical Products, lo que supone un crecimiento con respecto al mismo periodo de 2014 de un 40% en el que se colocaron 29 implantes. En total, hay 33 centros que colocan este tipo de prótesis en Francia, Canadá, Alemania… y España, el de Barraquer es uno de ellos

Fuente: http://www.elmundo.es (EuroPress)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s